Omitir e ir al contenido

Serie RacePanel con Mark Chisnell: parte 1

No es solo una sencilla actualización de software, sino, más bien, la llegada de una nueva era: B&G lleva el software táctico con un nivel propio de la Copa América al no menos avanzado chartplotter.

Software táctico en tu chartplotter

Cada sector tiene sus pioneros, y Graeme Winn figura ya en los anales de la electrónica marina como uno de ellos. En los años 80, había solo unos pocos valientes dispuestos a conectar los carísimos ordenadores personales de Apple a un conjunto de baterías de coches en el interior de un yate de regatas y, luego, (si había suerte) salir del muelle.

Winn fue uno de esos valientes y, con el tiempo, su trabajo con el sindicato Victory en la Copa América de 1983 acabó dando lugar al Sailmath Deckman: un ordenador personalizado para estrategia en regatas que pesaba "solo" 6 kg. Qué tiempos aquellos. Winn empezó como estadístico y programador, y donde realmente sobresalió fue en las matemáticas; los cálculos que dieron las respuestas a todas las preguntas que podrían plantearse navegante y estrategas durante una regata.

Dispositivos

Encontró algunas soluciones originales e inteligentes a la hora de enfocar los problemas y las respuestas y, en la década de los 90, las generaciones de Deckman posteriores y su pariente cercano, el procesador de instrumentos WTP, llegaron a dominar la mayor parte del circuito internacional de yates de regatas. Durante un tiempo, apenas había una embarcación de la Copa América, Whitbread o Admiral's Cup que no contase con una o más de las máquinas Sailmath de Winn junto con una amplia variedad de sensores y pantallas de B&G.

El hardware encargado de transportar el código informático era en gran medida casual: solo tenía que ser ligero, potente e impermeable. Aunque, en realidad, puede que "solo" no sea la palabra adecuada. El primer Deckman requería una máquina hecha a medida, incluso la estructura de aluminio moldeada y con juntas tóricas. Irónicamente, el resultado fue que la parte inteligente de la máquina, la programación, fuese mucho más cara de lo que podría haber sido en caso de haberla vendido como software independiente. Esto hizo que el producto solo fuera accesible para la élite del mundo de las competiciones de veleros.

Winn se dio cuenta enseguida de que diseñar dispositivos a medida para un área de especialización tan pequeña no era el camino que debía seguir, y cuando comenzaron a salir al mercado productos de terceros viables, tuvieron que ponerse a trabajar rápidamente. En los 25 años posteriores se incorporaron todo tipo de dispositivos para ejecutar lo que se convirtió en Deckman para Windows, en particular portátiles conectados a las fiables pantallas Toughbook de Panasonic, hasta llegar a la época actual de iPads y notebooks.

Todo se reduce al software

Ahora, la era de juntar soluciones de dispositivos para ejecutar software de navegación táctica ha llegado a su fin. Y el motivo es Navico. El grupo Navico es la compañía de electrónica marina más grande del mundo, y es la matriz de B&G y otras de las principales marcas de electrónica marina. Utilizando el mismo hardware central en todas sus marcas, Navico puede fabricar productos personalizados para el usuario marino a precios muy asequibles: la eficiencia y el ahorro de la fabricación a escala industrial aplicados correctamente al mercado marino.

El suministro centralizado del diseño y la fabricación de hardware de calidad para las marcas individuales del grupo Navico, significa también que los ingenieros y técnicos especializados de las empresas individuales pueden centrarse en sus principales habilidades, para desarrollar software y aplicaciones que satisfagan rigurosamente las necesidades de sus clientes. Y, como diría Winn, el 90 % de esto se basa en el software.

El legado de Winn

Cuando pasó a hacer otras cosas a principios del nuevo milenio, Winn otorgó la responsabilidad de los productos Sailmath a B&G. La élite de la navegación había experimentado una transformación hacia una profesionalidad cada vez mayor. Los equipos de la Copa América habían vuelto a los sistemas personalizados y específicos para satisfacer las necesidades cada vez más complejas de contar con una gran selección de sensores.

En la gama Sailmath, B&G vio la oportunidad de hacer llegar la tecnología, en un formato más accesible, a todo el mundo. Por ello, durante la última década, los complejos cálculos y el código informático de Deckman han derivado en una creciente gama de productos. Ahora, los cálculos de Winn, con sus algoritmos y fórmulas de la Copa América, son la base de cada dirección del viento y velocidad del viento que se muestran en el sistema de instrumentos de velero de B&G. ¿Qué gama de productos similares puede presumir de un pasado de este tipo?

Es el legado de la programación de Winn el que se encuentra ahora en el núcleo de los chartplotters de navegación Zeus y Vulcan de B&G.

¿Qué incluye?

Desde 2015, el software de los chartplotters Zeus y Vulcan de B&G ha incluido varias de las principales funciones tácticas y de navegación, que antes solo estaban disponibles para los clientes de los paquetes tácticos de gama alta, como Deckman. Incluye la pantalla de salida con cálculos esenciales, como el tiempo y la distancia hasta la línea, superpuestos en una carta del campo de regatas o en una pantalla de salida en cuadrículas con vista a escala.

Además, está disponible la función de configuración del nuevo rumbo, para que sea mucho más fácil y rápido configurar todos los tipos de regatas en el chartplotter, pero especialmente los recorridos a barlovento y a sotavento, colocando marcas con la escala y la demora. Y por último, contiene la capacidad de cálculo "What If?", esencial para tácticas y navegación de máxima categoría.

En los próximos tres artículos nos centraremos en todos estos aspectos con más detalle, y veremos cómo este software hace que tu chartplotter de la serie Zeus o Vulcan sea mucho más que un chartplotter.

En la gama Sailmath, B&G vio la oportunidad de hacer llegar la tecnología, en un formato más accesible, a todo el mundo. Por ello, durante la última década, los complejos cálculos y el código informático de Deckman han derivado en una creciente gama de productos. Ahora, los cálculos de Winn, con sus algoritmos y fórmulas de la Copa América, son la base de cada dirección del viento y velocidad del viento que se muestran en el sistema de instrumentos de velero de B&G. ¿Qué gama de productos similares puede presumir de un pasado de este tipo?

Es el legado de la programación de Winn el que se encuentra ahora en el núcleo de los chartplotters de navegación Zeus y Vulcan de B&G.

Consejos y trucos para tus equipos electrónicos de B&G