Omitir e ir al contenido

¿Por qué tiene sentido utilizar sensores de viento verticales para la navegación de alto rendimiento?

Medir exactamente el viento no es tarea sencilla. En tierra es relativamente fácil hacerlo, pero en una embarcación el sensor de viento se mueve con el cabeceo y la escora de la veleta. Súmense los efectos del movimiento del propio barco y las velas, y conseguir datos precisos es todo un reto.

El problema

Observando a vista de pájaro una embarcación que navega en ceñida, se aprecia cómo el viento provoca que tanto la embarcación como las velas se doblen, acelerando por el hueco existente entre la vela mayor y el foque y ralentizándose cuando se topa con la resistencia del casco y los aparejos. Al igual que el agua que circula sobre una roca en un río, el flujo de aire se dobla alrededor de los obstáculos. Un sensor de viento que se coloque en mitad de este flujo sometido a perturbaciones solo puede medir lo que experimenta por sí mismo, lo cual no es representación fiel de las condiciones del viento.

Además del comportamiento del propio viento en los alrededores del barco, deben considerarse todos los obstáculos con los que se topa la circulación de aire: la vela mayor completa, en particular las de cabeza cuadrada de última generación, supone un plano aerodinámico enorme que acelera el viento y deja atrás aire con perturbaciones; las velas Spinnakers, a tope de palo, en especial en embarcaciones de desplazamiento elevado, sufren de este mismo efecto en gran medida;

las obstrucciones que se encuentren en tope de mástil, como las luces de navegación, las antenas y los reflectores de radar, son zonas de desventamiento que afectan a la navegación en diversos ángulos. A veces un sensor de viento normal nunca es capaz de obtener datos exactos y por muchas labores de calibración que se efectúen, resulta imposible contrarrestar el efecto perturbador que supone el plano de velamen.

La deflexión hacia arriba

Durante la navegación a sotavento, el viento provoca que la vela mayor se acelere y la espiga vuelque ligeramente hacia atrás. Es por ello que la mayoría de sensores de viento efectúan una sobrelectura del sotavento.

A barlovento, el efecto del plano de velamen y la deflexión hacia arriba provoca que el ángulo de viento aparente obtenido en la medición se encuentre más orientado a popa de lo que en realidad está el flujo de aire.

Este efecto se ve contrarrestado a su vez por otro fenómeno: el de la flexión del mástil. Las cargas aplicadas al mástil (en particular las que sufren la vela mayor y, si los hay, los backstays volantes) hacen que se flexione y acerque el sensor a un punto más próximo a donde se encuentre el viento (y, por consiguiente, el ángulo se mide a menor distancia del viento).

El grado en que cada uno de estos fenómenos afecta al ángulo del viento cambia en función de la velocidad del viento (por ejemplo, el mástil se flexiona menos si hay menos viento y si la deflexión hacia arriba es menor).

La solución

La solución para este problema es un sensor de viento vertical. La varilla de carbono mantiene el cabezal del sensor levantado, en la zona de aire sin obstáculos situada por encima de la espiga, donde evita cualquier efecto causado por las luces y otros equipos montados en la espiga, además de las perturbaciones ocasionadas como consecuencia de las perturbaciones del plano de velamen.

La nueva serie de sensores de viento verticales WS700 de B&G incorporan todo el conocimiento que hemos adquirido en su nuevo cabezal (sometido a 200 000 horas de túnel de viento y otros ensayos de campo) y lo coloca en un mástil de carbono de módulo alto para conseguir el rendimiento definitivo en la medición del viento.

Junto con las opciones de calibración adicionales disponibles en sistemas H5000 ofrece datos exactos sobre el viento, un elemento esencial para las llamadas tácticas en regata, además un gobierno preciso y fiable con el piloto automático activado, todo ello con el respaldo de los 60 años de experiencia, fiabilidad y diseño de B&G y su legado ganador.

Más información sobre el WS700

Consejos y trucos para tus equipos electrónicos de B&G

Radar para navegación a vela

El radar dispone de aplicaciones para embarcaciones a vela tanto para el litoral como para altamar, y no solamente para evitar colisiones.